VAMPIROS ENERGÉTICOS: COMO LOS IDENTIFICAMOS Y PROTEGEMOS DE ELLOS

Quienes lo ejercen tiene el poder, consciente o inconscientemente, de ocasionarles cansancio, inseguridad y desgano a sus víctimas. Cómo detectar a este tipo de gente nociva y mantenerse a salvo de su influencia negativa.

Los vampiros psíquicos, también conocidos como vampiros energéticos, son personas emocionalmente inmaduras que consumen el tiempo y la energía de quienes las rodean. Por lo general son muy egoístas, carecen de empatía y las relaciones que establecen son principalmente interesadas. Puedes lidiar con los vampiros psíquicos que te rodeen si les impones límites estrictos y trabajas en tu autoestima y valoración personal.

Como si fuera una aspiradora que barre con todo lo que encuentra en su camino. Así se comportan los vampiros energéticos. Se trata de gente que toma la energía de su entorno para su propio provecho. Algunos tienen esta capacidad y la usan a su voluntad. Identificarlos es sencillo. Por lo general son personas que sólo piensan en ellas mismas y se vinculan con los otros por conveniencia. Suelen acercarse a los demás para contarles sus problemas o pedirles ayuda. Se comportan como víctimas y tratan de provocar lástima.

En otros casos se trata de gente que actúa con superioridad y humilla a quienes tienen en su entorno, criticando sus opiniones y nunca valorando sus aportes. Tampoco faltan los que se encargan de halagar de forma excesiva, buscando inflar el ego de la persona a la que buscan vampirizar. En el fondo, sólo están tratando de estar junto a ellos para ver si pueden sacar algún beneficio propio.

Hay una variedad de vampiros energéticos diferentes, cuyos distintos tipos de personalidad se manifiestan en las relaciones que agotan nuestra energía. Reconoce las diferentes formas que pueden tomar los vampiros energéticos:

Los vampiros energéticos narcisistas poseen un enorme sentido de importancia personal y creen que tienen derecho a todo. Tienden a carecer de empatía y se tornan fríos o distantes si no haces las cosas a su manera. Esto se debe a su poca capacidad para dar amor incondicional.

  • Adulador: El utiliza otras personas con cumplidos poco sinceros y falsos elogios.
  • Envidiosos: Se oye menos y es constantemente envidioso de las cualidades o logros a los amigos y parientes.
  • Chismosa: Siempre le encanta hablar sobre los hechos de los demás. No se le escapa ningún detalle que ataca a cualquier persona.
  • Autoritario: Impone su presencia mediante el aprovechamiento de su supuesta superioridad; no admite que se anule su autoridad y se siente satisfecho cuando puede controlar a alguien.
  • Pegajosa: Establece lazos estrechos e indisolubles con las personas que eligen. Es su manera de tomar ventaja de su energía vital.
  • Controlador: Con astucia se entrometen en la vida de otros para controlar la gestión y para imponer su voluntad. Para mantener el control complejo de culpabilidad.
  • Pesimista: Tiene una visión pesimista y negativa de la vida y nunca deja de llorar.
  • Especulador: El astuto y particularmente experto en conseguir a otros a hacer lo que quiere.
  • Acusador: Tiene el hábito de buscar fallos de todo, incluyendo las acciones llevadas a cabo cada vez.
  • Altruista: Parece bien dispuesto hacia los demás en vez alimenta su energía dejándolos cansado y debilitado.
  • Hipocondríaco: Siempre enferma, las enfermedades son su único argumento. Detalla los síntomas que le aquejan.
  • Manifestante: Un vampiro de energía siempre está dispuesto a protestar y la contestación. Su actitud es el abuso del poder y la violencia.

13-  irascible: Perpetuamente enojado y enfadado con el mundo entero se desata con otros, llenándolos con su mal humor.

14-  negativos: Basan su poder sobre profecías catastróficas absurdas con las que busca aterrorizar a las personas con las que vive. Utiliza el miedo y el miedo a debilitarse y se le permitirá echar a perder la felicidad de los demás.

15-  Abandonado: Para atrapar destaca las terribles condiciones en las  que viven. Trata de ser el centro en los problemas que hacen la vida imposible.

16- Iluminado: Es un vampiro de energía que dice ser una gran personalidad y no puede dejar de absorber el alma de los que están cerca.

17-  Moralista: Estas son las personas que están de pie enjuiciando a los demás y no dudan en imponer patrones y reglas.

El verdadero vampirismo, el energético, es mucho más común de lo que se cree y se produce cuando una persona le roba energías a otra. Cuando se produce de forma consciente es más peligroso, pero también se puede dar de forma inconsciente.

https://www.facebook.com/elizabethTarott/

https://elizabeth-tarot-destrabes-amor-trabajo.negocio.site/

https://www.facebook.com/CentroHolisticoGassho/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reserva tu Cita

Domingo Zipoli 1775 - Villa Cabrera - Córdoba Tel: (0351)4898347 | 155050289 elizabethviviana@hotmail.com

shares